17 abril 2015

Florencia. Italia 2015


Pretender descubrir todas las riquezas y tesoros artísticos y culturales que encierra Florencia en apenas dos días que estuvimos recorriendo sus calles,sería algo totalmente pretencioso. Por eso, lo único que intentaré desde estas lineas será asesorar un poco a todos aquellos que, sin disponer de demasiado tiempo, se acerquen a esta ciudad ubicada al norte de la región central de Italia y erigida capital de la Toscana.

Nacida como un pequeño asentamiento militar creado por Julio César allá por el año 59 a.C, Florencia fue adquiriendo notable importancia a lo largo de su historia, llegando a ostentar la capitalidad del país entre 1865 y 1871 y conociendo su mayor esplendor bajo el dominio de la dinastía de los Medici.
A pesar de que en su seno podremos encontrar un importante patrimonio de diversos estilos arquitectónicos y artísticos, la ciudad es famosa por ser la cuna del Renacentismo, movimiento artístico surgido en la segunda mitad del siglo XIV.

Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982 y a día de hoy acoge a gran cantidad de turistas que se acercan hasta él durante todos los días del año, ávidos por descubrir los numerosísimos tesoros que encierra esta monumental ciudad.

Durante nuestra visita deberemos tener en cuenta las temperaturas "extremas" que podemos llegar a sufrir ya que mientras en invierno se puede bajar de los -5ºC, durante el verano se pueden superar los 40ºC; importante tenerlo en cuenta.

Se puede decir que nuestra visita comenzó en el hotel Crocini, un agradable alojamiento situado a orillas del río Erno, a poco más de un kilómetro del Ponte Vecchio
Unas sencillas pero cómodas habitaciones dobles con un aceptable desayuno, nos costaron unos 50€ durante el mes de febrero de este año 2015. 
Un pequeño jardín interior ofrece parking por 15€ la noche.

 



 











Un agradable paseo por la rivera de un río salpicado por numerosos puentes que unen ambas orillas, supuso el pistoletazo de salida a nuestra incursión por la ciudad. Efectivamente, tras atravesar el Ponte A. Vespucci, el Ponte alla Carraia y el Ponte Santa Trinita, uno de los más bonitos de Italia, llegamos a uno de los símbolos más importante de la ciudad: el Ponte Vecchio.
En castellano Puente Viejo, se trata del puente más famoso y antiguo de Florencia y presume de ser el puente de piedra más antiguo de todo Europa.


Ponte Santa Trinita
Ponte Vecchio

Construído durante el Medievo, fue sede de numerosas tiendas de peleteros hasta que éstas fueron sustituídas por lujosas joyerías durante la remodelación sufrida durante el Renacentismo.

Ponte Vecchio
Ponte Vecchio

De ahí nos trasladamos al corazón de la ciudad que no es otra que la Piazza della Signoria donde podemos encontrar: 

  • el Palazzo Vecchio, sede del ayuntamiento de la ciudad y famoso por su alto campanario. 
  • la Fuente Manierista de Neptuno
  • la Loggia dei Lanzi,donde se puede disfrutar gratuitamente de numerosas esculturas pertenecientes a la colección de los Medicis, como el "Perseo" de Cellini o el "Rapto de las Sabinas" de Giambologna.

Palazzo Vecchio
Fuente de Neptuno
el "Perseo" de Cellini

En la misma plaza también podemos encontrar tres estatuas:
  • Cosimo "el Viejo" a caballo 
  • el Hércules y Caco
  • una reproducción del David de Miguel Ángel.

reproducción del David de Miguel Ángel

Visitada la Piazza della Signoria, nuestro siguiente destino fue la Piazza del Duomo presidida por la espectacular Catedral de Florencia
Las tres visitas inexcusables en esta plaza son:
  • la Catedral de Florencia construída en el siglo XIV, es famosa por su gran cúpula (obra de Filippo Brunelleschi) que con sus 45 m de diámetro y 100 de altura,es considerada una auténtica obra maestra renacentista . 
  • la Campanile de Giotto. Construido en el siglo XIV por Giotto y Andrea Pisano, se trata del campanario de la Catedral de Florencia. 
  • el Battistero di San Giovanni. Ubicado frente a la Catedral, es el edificio más antiguo que podemos encontrar actualmente en Florencia.


Catedral de Florencia
Trasera Catedral de Florencia

 

Durante posteriores jornadas visitaríamos otros puntos interesantes como
  • la Piazza y Palazzo de Pitti. Atravesando el Ponte Vecchio nos encontraremos este palacio Renacentista, residencia de ilustres personajes de la aristocracia italiana hasta que a principios del siglo XX fue donado al pueblo por el rey Victor Manuel III. Hoy reúne importantes colecciones de arte. 
  • la Galería de los Uffizi, uno de los museos más importantes de Italia y del mundo en lo referente a pintura renacentista; podemos encontrar obras realizadas desde el Gótico hasta el siglo XVIII. 
  • Piazza della Repubblica
  • el mercato del porcellinola . 
  • Piazzale Michelangelo. A las afueras de la ciudad, ubicada en una colina, se encuentra esta plaza, uno de los mejores lugares para admirar Florencia en todo su esplendor.


Palazzo de Pitti
Piazza della Repubblica
mercato del porcellinola
Florencia desde Piazzale Michelangelo
Florencia desde Piazzale Michelangelo

 

Nuestro tiempo no daba para más y a pesar de que numerosos puntos de interés se nos quedaron en el tintero,nos llevamos una grata impresión de nuestro paso por la capital de la Toscana.

El David de Miguel Angel, expuesto en la Galería de la Academia y muchas otras visitas que exijían una larga espera en la cola, tendrán que esperar otra oportunidad....


2 comentarios :

Tawaki dijo...

Es que es una ciudad inabarcable. Yo le dediqué cinco días completos, a conciencia, y aun así me dejé varias cosas.

Es una buena base desde la que acercarse a Pisa, Siena o Lucca. Yo estoy deseando volver.

Le echaré un vistazo al hotel que mencionas, ya que el nuestro dejó bastante que desear.

aitor aitor aitor dijo...

El hotel fue una sorpresa bastante agradable tanto por su precio como por su ubicación.
De la ciudad poco se puede decir que no se haya repetido ya miles de veces.