27 julio 2011

Hoi An y My Son. VIETNAM


Hoi An es el típico pueblito bien cuidado y lleno de lugares de interés que ineludiblemente se llena de turistas ávidos de una tranquilidad que a buen seguro, gozó algún día. El pueblo posee suficientes atractivos, además de la cercana costa, para atraer la atención de los turistas pero por otro lado, la afluencia masiva de éstos, provoca la pérdida del encanto natural de estos preciosos rincones. 
A pesar de todo, en mi opinión es una visita interesante y un lugar a tener en cuenta para todo aquel que huya de las grandes ciudades vietnamitas y no quiere renunciar a las comodidades y atractivos que sin duda ofrece.

La Ciudad Antigua de Hoi An fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1999 y es una localidad enclavada en la costa del Mar de la China Meridional que cuenta con una población de unos 90.000 habitantes. 
Durante el siglo I, era conocida como Lamp Ap Pho (ciudad de Champa) y se erigió como el mayor puerto del sureste asiático. 
El antiguo puerto de los Champa adquirió gran importancia comercial entre los siglos XVI y XVII.
Al llegar a la ciudad, comenzamos nuestras visitas con el peculiar puente japonés, único en el mundo que está unido a una pagoda por uno de sus lados y que un día sirvió para separar el asentamiento japonés del pueblo Champa. 
Una antigua casa de origen chino, un taller de seda, un museo de historia y una típica casa del lugar, completaron las visitas del día.



 
   
Era momento de acercarse a algún restaurante más para protejerse del calor y refrescarse un poco que por saciar un hambre que sinceramente, brillaba por su ausencia.


Tras la comida damos un pequeño paseo con nuestro guía atravesando la zona vieja antes de llegar a nuestro hotel.
La habitación no es nada del otro mundo pero.... tenemos  ¡¡PISCINA!!!
Un bañito nos devolverá a la vida y recuperaremos las fuerzas necesarias para acercarnos de nuevo al pueblo y perdernos por sus calles para practicar una actividad muy típica entre los que se acercan hasta aquí:  hacerse ropa a medida.


El procedimiento es sencillo, entras a un local y te sacan revistas de moda con todo tipo de ropa. Eliges el modelo preferido y acto seguido te llevan a una zona donde se amontonan piezas de tela de todos los colores y calidades.
Tras la elección del modelo y de la tela, te toman medidas, te piden tu nombre y el de tu hotel y al día siguiente la tienes en tu habitación. 

Tampoco se debe desaprovechar la ocasión de comprar mochilas, botas, etc por un precio verdaderamente irrisorio.
Terminamos el día con un relajado paseo por el río y una cena acompañada de abundantes cervezas para reponer el líquido perdido durante la jornada. 


El día siguiente lo dedicaremos a visitar el cercano complejo de My Son, centro político y religioso del reino de Champa entre los siglos IV y XIII durante los que alcanzó su apogeo cultural.
Tardamos menos de una hora en llegar en nuestro vehículo a una zona de vegetación exuberante donde se encuentran apenas unas 20 ruinas de templos, muros y altares que se encuentran en un estado deplorable.  
Aún así, esta llamativa incursión de la cultura hinduísta en un territorio esencialmente budista, no carece de interés por lo que supone de fascinante, singular y sorprendente. 

El calor sigue siendo sofocante y volvemos a nuestro hotel para hundirnos en una piscina gracias a la cual, no caemos literalmente derretidos. 
Una tranquila comida al borde de la piscina y un paseo al atardecer dedicado a la contemplación y a las compras por las concurridas calles, ponen fin a otra dura jornada de calor.

Mañana a las 10,30, nos vendrán a buscar al hotel para llevarnos en coche hasta Danang para tomar el avión que en poco más de una hora nos devolverá a Saigón desde donde tomaremos el avión de regreso a casa al día siguiente.
Quién me iba a decir que los 28ºC con los que nos recibió Saigón me iban a parecer superagradables y hasta fresquitos.  

Hoi An ha sido, sin duda, el lugar más caluroso del viaje.













1 comentario :

viajes a Vietnam dijo...

Muy impresionantes Vietnam! Gracias por compartir las imagenes muy hermosas de Vietnam, un destino nuevo teniendo mucha potencial de turismo. Gracias!